Sobre coworking, mapas y aprendizaje

31 julio, 2015 | Por | Comentar

A lo largo de la historia el hombre se ha preocupado por cartografiar aquello que le rodea. Bien podían ser territorios conocidos, descubiertos o imaginados. Los mapas han constituido una herramienta imprescindible para situarnos en el mundo, pero también para determinar cómo lo percibimos. Por ejemplo, para representar la tierra, que es un geoide, los cartógrafos han de valerse de un sistema de proyecciones que traslade la geometría de una esfera a un plano bidimensional. Pero además de representar los contornos de las cosas, las superficies y los ángulos, han de ocuparse de representar la información que aparece sobre el mapa, según la consideren relevante o no. Esto, de una u otra forma, condiciona la forma en la que percibimos y aprendemos.

¡Y finalmente llegamos a la idea más fabulosa de todas! ¡Realizamos un mapa del país, con la escala de una milla por milla!’

  •  ‘¿Lo habéis utilizado mucho?’ pregunté.
  •  ‘Nunca ha sido desplegado todavía’ dijo Mein Herr, ‘los granjeros se opusieron. Ellos dijeron que cubriría completamente el país, ¡y no dejaría pasar la luz del Sol! Así que ahora utilizamos el propio país, como su propio mapa, y te aseguro que funciona casi tan bien.’

(Lewis Carroll, Sylvie and Bruno Concluded (1893))

En un reciente vídeo publicado en TED, John Green utiliza los mapas y la anécdota de Agloe (New York) como metáfora para ilustrar su camino hacia el aprendizaje. Cuando comenta que “Lo que cartografiamos cambia nuestras vidas” Green habla de las “comunidades de aprendices” en las que se comparte esa curiosidad y motivación por ir cartografiando el mundo. Si él encontró en su adolescencia este tipo de comunidades en el instituto, ya adulto mantiene ese deseo de aprender inmerso en las comunidades virtuales como las que se pueden encontrar en Youtube. Esto le permite aprender sobre temas que le interesan, independientemente de su edad y localización.

Ya no hay que contestar a la pregunta ¿dónde ir? sino a esta otra ¿dónde estás? Porque nos podemos encontrar en la biblioteca, en el laboratorio, en la Academia incluso, leyendo libros y mapamundis, unidos a las fuentes de la ciencia por un espacio virtual; quizás incluso, la sensación de estar allí sentados predomina sobre la de quedarse en una silla, en casa. ¿Bastarán estos canales? ¿Sustituirán alguna vez la presencia viva del maestro, encarnación amada del saber? (Michel Serres, Atlas)

La revolución de internet en el último cuarto del siglo XX y principios del XXI ha contribuido a incrementar de forma exponencial la accesibilidad del conocimiento. Como en el texto de Serres, en el océano de información que es internet, importa tanto más construir nuestros propios mapas que nos ayuden a ir descubriendo y cartografiando nuevos “mundos” que intentar conocer en cada momento el destino al que nos dirigimos. Plataformas virtuales como Coursera o edX ofrecen acceso a cursos y especializaciones de universidades de todo el mundo, desde el sillón de casa. En estos cursos se pueden encontrar esas activas“comunidades de aprendices” que menciona Green.

biblioteca de AlejandríaAlexandria Library. Image Source Wikipedia

Por otra parte, estas “comunidades de aprendices” tienen presencia también en los espacios coworking. Son numerosos los eventos especializados que se celebran como los destinados a desarrolladores, diseñadores web, diseñadores gráficos, bloggers, emprendedores, etc. También son muchos los workshops sobre diferentes temáticas que se imparten. Todo esto, unido al día a día en el que se comparte conocimiento y se producen colaboraciones con el resto de miembros, convierte a los espacios en potenciales hubs de aprendizaje, dónde las “communities of learners” pueden crecer. En los últimos años han evolucionado modelos híbridos que combinan programas educativos en el modelo del coworking. Por un lado, ofrecen completos programas inmersivos y especializados, en ocasiones formando un partnerships con las universidades. Por otro lado, disponen de un ecosistema de empresas dentro de la comunidad que ofrece la oportunidad de trabajar a los egresados de dichos cursos. Este modelo permite a los estudiantes una visión más cercana a “pie de calle” de la materia que están estudiando. Un ejemplo es la red de espacios Galvanize que cuenta con seis campus en Estados Unidos.

Galvanize coroking

Galvanize Space Denver

Otro de los modelos híbridos en los que se conjuga formación, emprendimiento y coworking es el caso de aceleradoras alojadas en espacios. En este caso los participantes en este tipo de programas de aceleración, no sólo reciben mentorización sino que están en un entorno que favorece las “colisones” con otros profesionales que les pueden ayudar y enriquecer, al tiempo que tienen acceso a financiación una vez terminado el programa. Este tipo de modelos se pueden encontrar en espacios como Warner Yard y programas de aceleración como Alfacamp, que ha tenido lugar en espacios coworking de Sevilla, Córdoba y Madrid. En los próximos años seguramente veamos una evolución en el modelo del coworking. Los espacios y sus comunidades son ecosistemas que propician el aprendizaje y la colaboración. Estas “comunidades de aprendices” irán creciendo a medida que los espacios lo hagan y las interacciones se multipliquen. ¿Qué pensáis?¿Jugarán los espacios coworking un papel importante en la formación de los profesionales del futuro?

Etiquetas: , , ,

Categoria: Coworking, Formación

Sobre el autor ()

Cofundador de @Nexudus, software para la gestión de espacios coworking. Ilustrador de #cowodoodles, galería visual sobre el coworking.

Deja tu comentario


5 + 6 =

Nexudus Spaces: Manage and promote your coworking space