Coworking: No todo vale (segunda parte)

8 octubre, 2014 | Por | Comentar

Comunidad, comunidad, comunidad… indisolublemente ligada a los espacios y el movimiento coworking. Además de aquella que surge en estos espacios, eventos como la Coworking Spain Conference (CwSC) permiten a gestores, proveedores de herramientas y otras personas interesadas en el coworking, conocerse y compartir experiencias. En un ambiente distendido uno siempre tiene la oportunidad de conocer a gente con la que conecta bien. En los tres años que he acudido a la CwSC he tenido oportunidad de conocer a personas geniales y he aprendido mucho compartiendo experiencias.

En la última conocí a Marc Navarro, gestor de CREC que, además de un apasionado del coworking, es colaborador en Zona Coworking desde hace un par de meses. Recientemente Marc escribía el interesante artículo “Coworking: No todo vale” en la revista y antes de publicarlo el mismo me lo envió para que le diese un feedback sincero. De ahí surgió una pequeña tertulia vía mail. Marc tuvo la idea de plantear esta tertulia como un nuevo formato dentro de la revista en la que, a modo de conversación, los artículos se elaborasen en grupo.

cafe_tertulia_coworking_zonacoworking

Como todo experimento no está exento de riesgo por lo que os pedimos que no dudéis en comentar aquello que consideréis oportuno para mejorar el formato. A continuación las reflexiones en torno al artículo publicado recientemente por Marc:

Carlos: En términos generales, creo que el debate sobre si deberían existir unos estándares mínimos o no en el coworking es una reflexión necesaria dentro de un fenómeno que en pocos años ha pasado a ser algo que se podría decir está de “moda”.

Marc: Totalmente de acuerdo. El problema, desde mi punto de vista, es cuando un proyecto sólo se sustenta en la imagen pero ofrece un mal servicio. Sin embargo ¿Quien dice que esto o aquello es aceptable o no?

Carlos: A muchos nos resulta obvio que un servicio de calidad ha de pasar por ciertos estándares mínimos cuando se trata de acoger o prestar atención a personas. Un espacio de trabajo, tanto en la oficina tradicional como en el coworking requiere ciertos parámetros para que el coworker pueda hacer precisamente eso… trabajar. En este sentido, creo que la mayoría de nosotros hemos sufrido “incomodidades” en lugares de trabajo convencionales o no convencionales. Es algo que a corto plazo tiene difícil solución creo.

Marc: Creo que tiene difícil solución pero no debería ser así. Pienso que hay que tratar por todos los medios de solucionar los problemas de las personas, escucharlas y buscar la mejor solución posible a cualquier situación. Cuando eso no es viable por motivos económicos y/o estructurales hay que buscar la siguiente mejor solución posible, y así hasta que encontremos una que sea realizable. Con cabeza, sin hacer chapuzas, pero cuando -como en el caso que nos ocupa- se obvia a los miembros, me hierve la sangre.

Carlos: Estamos entonces de acuerdo. Desde la actitud personal de cada uno se pueden cambiar cosas. Que eso tenga penetración en el total de la sociedad lleva más tiempo.

Por otro lado creo que el artículo original, que expresa tu visión personal, deja de lado ciertas realidades del movimiento que me parecen pertinentes. En lugar de entrar a analizarlas, ya que has abierto el debate, voy a lanzar algunas preguntas:

Esos parámetros mínimos, ¿Quien los establece? Por ejemplo, en el caso de AirBnb, BlaBlaCar, son los propios usuarios los que determinan la calidad del servicio. En este sentido, ¿Bastaría con este sistema de “confianza” online /offline ?

Marc: Sistemas de control de calidad tipo Airbnb y similares son el futuro. De hecho como consumidor me molesta que el estado quiera dictarme qué puedo o no consumir.

El porcentaje de miembros que han estado en más de un espacio crece cada año mientras nos acercamos a la madurez del sector. Los coworkers se muestran más exigentes y se cambian de espacio más fácilmente si bien siempre habrá gustos/necesidades que nos va a costar entender. Sin embargo, si entendemos de base que son los miembros los que dictan lo que están dispuestos a aceptar, debemos asumir que un espacio que tiene miembros “lo está haciendo bien” aunque no nos guste.

Carlos: Para establecer estos parámetros mínimos más allá de la “ética profesional” de cada uno, ¿ves necesario regular el sector?

Marc: No creo en las normas para un sector. El regulador no suele tener ni idea de lo que regula. Hay excepciones seguro: salud, energía nuclear, etc. pero en muchísimos casos regular desde un despacho de acuerdo a teorías no me parece muy saludable. Esto es muy spanish… hacemos las cosas a lo loco y cuando a alguien se le ocurre legislar lo hace también a lo loco, sin importarle nada y sin cabeza. En otros países que en el imaginario colectivo nacional vemos como estirados/estrictos se regula con cabeza.

También he visto casos de regulaciones contradictorias, inviables o con poco sentido. Este es un tema que da para hablar más de un post, creo.

Carlos: ¿Deberían ser los usuarios de espacios coworking más del tipo de la persona de ejemplo en tu artículo? Es decir, que ellos mismos pidan esas condiciones mínimas. Creo que en general somos una sociedad que se queja mucho pero pone pocas hojas de reclamaciones.

Marc: Hacemos activismo de sofá. Hay que ser responsable como consumidor a la hora de reclamar y a la hora de cumplir. Reclamaciones serias, diálogo pero también respeto a los demás… y que conste que no hablo de coworking hablo de nosotros como sociedad

Carlos: En la encuesta sobre el estado del coworking en 2013 publicada por Coworking Spain indica que el 28% de los espacios encuestados no son rentables y el 43% cubren gastos ¿Cómo afrontarían una inversión dichos espacios para acondicionar sus locales de acuerdo con los estándares mínimos?

Marc: Con diálogo. Como te decía pienso que no todo se puede hacer mañana. Lo que yo “denuncio” es la pasividad, la ignorancia, la desidia y el pasotismo. Tu comunidad es lo más importante y si lo hubiera de expresar en términos más económicos/estratégicos diría que según que decidas ignorar puedes encontrarte con una fuga de coworkers que te puede costar el proyecto.

Carlos: Por otro lado, como te dije a veces los propios coworkers están dispuestos, pienso, a ceder en algunos aspectos cuando consideran que el entorno en el que se encuentran es el adecuado. Por ejemplo en el espacio en el que estoy (un sótano) hay poca cobertura móvil y esto no es un inconveniente insalvable. Saliendo al patio o a la calle se soluciona el problema.

Marc: Las prioridades las marcan ellos. Está claro.

Etiquetas: , , , ,

Categoria: Coworking, Emprendedores

Sobre el autor ()

Cofundador de @Nexudus, software para la gestión de espacios coworking. Ilustrador de #cowodoodles, galería visual sobre el coworking.

Deja tu comentario


2 + = 5

Nexudus Spaces: Manage and promote your coworking space