Mª Ángeles Quesada: “El buen equipo potencia lo que mejor sabe hacer cada uno”

11 marzo, 2013 | Por | Comentar

Si lo pensamos bien, la mayoría de las actividades que se desarrollan en las empresas están relacionadas de una u otra forma con personas. La buena comunicación tanto verbal como no verbal, es una habilidad que puede suponer un diferencial fundamental.  Su ausencia puede ser fuente de constantes conflictos que pueden evitarse.

Si alguien es asertivo, sabe como comunicase y comportarse, tendrá más oportunidades para conseguir clientes, negociar condiciones con inversores o trabajar cómodamente con colaboradores.

En cuanto vemos a  Mª Ángeles Quesada, filósofa y formadora en inteligencia emocional y habilidades sociales y comunicativas además de emprendedora de Equánima (www.equanima.org), en sus canales de youtube Maqformadora y Enlapractica, nos damos  cuenta de que existe otra forma de comunicar en la cual, los conceptos más complejos son fácilmente entendibles. Una comunicación que entusiasma al receptor. A través de sus canales se puede aprender interesantes trucos desde cómo dar una buena charla a cómo hacer una crítica.

Mª Ángeles Quesada en el espacio Cink Emprende (foto: Iris Rangil)

Por ello, hemos querido realizarle unas cuestiones, que creemos que os pueden servir para reflexionar sobre vuestra forma de comunicaros y de actuar en vuestras empresas.

– ¿Qué es para ti un emprendendor?  ¿cómo crees que se pueden potenciar sus habilidades?

Creo que un emprendedor ha de ser un iniciador, un aventurero. Me gusta ir al origen de esa palabra, a aquellas personas que hace muchos años emprendían un viaje con la esperanza de encontrar una nueva tierra, sabiendo que van a tener que pasar por lugares inexplorados, por donde nadie ha pasado y que van a tener que abrir literalmente el camino, superando obstáculos, atravesando mares y selvas.

La mejor forma de potenciar cualquier habilidad es que esa habilidad realmente te interese. Una vez que te interesa de verdad y estás motivado, cualquier sistema o metodología te puede servir. Siempre es la persona la que desarrolla y potencia sus habilidades. Cosas que te pueden ayudar: probarte, exponerte a situaciones diferentes, conocer gente diferente, proponerte ejercicios, asistir a talleres, participar en experiencias enfocadas en dichas habilidades…

– ¿Podemos aprender a comunicarnos mejor? ¿Cómo podemos saber si la forma en la que nos comunicamos es la adecuada?

Aunque en el mundo de los negocios parece que hay una forma que es la “buena forma” de comunicarnos, yo no soy partidaria de fomentar un tipo concreto. Es decir, yo definiría como buena comunicación o adecuada aquella en la que te sientes bien y es recibida con agrado por parte de tus interlocutores. Sé que esto es muy general, y bien puede suceder que tus interlocutores no la reciban bien, pero tú te sientas bien comunicando así.

Dicho esto, para mí hay unos básicos: que la gente te entienda, que la gente te mire y sonría, que tú transmitas lo que eres. Como ves, no doy recetas, no las hay, sólo caminos de reflexión para cada uno. El trabajo para ser un buen comunicador lo tiene que hacer cada uno.

– Según tu criterio, ¿qué valor tiene la empatía como cualidad diferenciadora para un emprendedor?¿se puede mejorar? ¿Cómo?

La empatía es una de las cualidades humanas más maravillosas. Es una cualidad que nos hace aprender, amar, comprender… Aunque hay personas que la tienen más desarrollada que otras, por su educación, inquietud personal, desarrollo… La empatía no se puede fingir y no es lo mismo que ser sociable o tener don de gentes. La empatía es real cuando hay un verdadero interés por el otro.

En un emprendedor, permite comprender mejor a las personas con las que ha de relacionarse y sus necesidades así como ser capaz de conectar en puntos comunes de interés.

Sí, es cierto que se puede cultivar. Puedes intentar hacer ejercicios de “ponerte en el lugar del otro” y comenzar a “escuchar” a los demás, no sólo con el oído, sino sus gestos, sus movimientos, su forma de vestir… Es un campo maravilloso.

– ¿Deberíamos comunicarnos de la misma manera con clientes, inversores o colaboradores?

El ser humano, de manera intuitiva, no se comunica igual en todas las situaciones. Una constante debería ser “jamás fingir”, la comunicación no se puede fingir, como tampoco la simpatía, el interés; si se finge, se nota. Así que, encuentra en cada uno de estos públicos algo que te interese, que te mueva, yo te diría que no sólo un interés económico, busca algo que te motive del encuentro, algo que enganche con tus emociones, con lo que te gusta. Entonces, la comunicación saldrá fluida desde lo que eres.

Es cierto que hay personas más tímidas, esto no es nada malo. Pero muchas veces se confunde timidez con inseguridad. La inseguridad sí es un obstáculo para la comunicación. No hablo de inseguridades que todos tenemos, dudas, etc., sino la inseguridad que te dice “yo no tengo nada interesante que decir”, “no soy nadie para impresionar a tal cliente”. Eso sí que es peligroso. Toda persona tiene cosas importantes que decir y que comunicar.

Con respeto, buscando la conexión, el interés común y siguiendo la intuición que nos da mucha información, cualquier encuentro puede ser bueno. Y si no, ¡practica!

– ¿Qué aconsejarías a un emprendedor que no logra captar la atención de posibles inversores?

Bueno, ahí habría que ver varias cosas, le aconsejaría una sesión de SoQrates TalQ, un servicio que tenemos en Equánima de consultoría donde a través de la mayéutica socrática se ayuda al cliente a clarificar sus ideas, identificar creencias que limitan y provocar  preguntas que encaminen en la búsqueda de soluciones.

En el sentido de la comunicación, algo que funciona muy bien es grabarse. Grábate contando tu proyecto y luego visiónate. Podrás descubrir muchas cosas, pregúntate como espectador: ¿entiendo el mensaje? ¿Qué me está pidiendo esta persona? ¿Me aburro con lo que me cuenta? Si tú no consigues situarte como espectador con algo de distancia, pide a alguien de confianza que lo vea y responda a estas preguntas.

– Existe un perfil de emprendedores, al que le cuesta mucho negociar con proveedores, ¿Qué consejos les darías?

Pues que todo el mundo con el perfil que tenga puede negociar con proveedores y clientes. Sí es cierto que hay personalidades más “negociantes” y otras menos, pero la clave está en la seguridad y en la empatía, que también es observación y comprensión de la persona que tienes delante. Así que si tú estás seguro de tu producto y de ti y ves, por ejemplo, a un proveedor que no lo valora o que te intenta hacer de menos, defenderás tu producto y negociarás.

Además de esto, también animo a probar cosas diferentes, no tengas miedo a experimentar. Puede que tú nunca hayas negociado y que te sientas incómodo o no te guste.

  • Si es una cuestión de convicciones, no te las saltes, son tuyas, no te traiciones e investiga estrategias alternativas para lograr lo que quieres.
  • Si es una cuestión de vergüenza o de zona de confort, sal de ahí y experimenta. Vete a un mercadillo y prueba ahí, por ejemplo.

– Sabemos que nuestro producto es el mejor de su gama, pero aun así, no ganamos cuota de mercado ¿Existen técnicas para vendernos mejor?

Aquí sale un punto que quiero destacar sobre la comunicación. A todos nos gusta lo bonito, lo atractivo.

Así que sé la versión más atractiva de ti mismo, gústate. Juega con el mensaje y con cómo vendes ese mensaje. A nivel individual, venderse no es traicionarse, muestra lo mejor de ti, tu mejor sonrisa, tu mejor gesto, tu mejor chiste, tu mejor argumento. Esa es la mejor técnica de venta.  Sé creativo, idea una estrategia diferente y llega a tus clientes.

Además, con las tecnologías, tenemos muchas herramientas a nuestra alcance para hacer de “forma casera” grandes acciones de marketing.

– En los buenos equipos de trabajo se producen sinergias y se cumple eso de que “Uno más uno es más que dos” ¿Qué pautas debemos respetar siempre para conseguir un buen trabajo en equipo? ¿qué podemos hacer para cambiar malos hábitos?

El trabajo en equipo es nuestra asignatura pendiente, porque nunca se nos enseñó a lo largo de los años de educación y porque nuestro país y su cultura no lo fomenta.

Creo que la única manera de funcionar en equipo es probando y haciendo equipo y comunicando, trabajando, fallando, modificando cosas y volviendo a intentar. Los equipos se hacen y se trabajan para que funcionen, sí es cierto que puede haber sintonías básicas que ayuden. Con esas sintonías, puede parecer que todo fluye, pero no te olvides de cultivarlo.

Algo importante para formar equipos, si puedes elegir, es rodearte de gente que te vea de verdad y a los que tú veas. Es decir, gente que te aprecie por lo que eres y no por tus fallos, virtudes o habilidades. Si no puedes elegir, encuentra lo que te hace conectar con cada persona del equipo, lo que te engancha a esa persona.

En el trabajo del equipo es muy importante la gestión colectiva de emociones: primero los miembros han de desarrollar una gestión individual de emociones y luego la gestión colectiva de ellas.

La comunicación asertiva, es decir, expresar sin tapujos pero con respeto lo que nos gusta y no nos gusta de las actuaciones del otro es sumamente importante. Es clave conocer los estilos comunicativos de cada uno en el equipo y potenciar la asertividad en la comunicación.

El buen equipo no pretende que todos sean iguales sino que potencia lo que mejor sabe hacer cada uno. Esto no se puede hacer si las inseguridades individuales prevalecen.

Etiquetas: , , ,

Categoria: Entrevistas

Sobre el autor ()

Deja tu comentario


5 + = 8

Nexudus Spaces: Manage and promote your coworking space