Open Kitchen: Cocinando un nuevo modelo de experiencia culinaria y social

1 marzo, 2013 | Por | Comentar

Cuando hablamos de consumo colaborativo nos estamos refiriendo a una etiqueta en la que se incluyen nuevos modelos de negocio diferentes pero fundamentalmente dos puntos en común: en primer lugar la propiedad es un engorro y la gente prefiere acceder antes que poseer. En segundo lugar los propietarios quiere sacar provecho de cosas que poseen y que no aprovechan suficientemente. Ya son conocidos ejemplos los viajes en coche repartiendo costes de gasolina y peajes, los intercambios de ropa, poner tu casa en Airbnb, compartir herramientas y hasta experiencias educativas o formativas.

Open Kitchen extiende este modelo al sector de la restauración y la gestión cultural. Durante estos eventos, se sirve comida de calidad hecha por apasionados de la cocina. Además, los asistentes disfrutan de una ‘performance’ cultural o una actuación artística incluida en la experiencia.

¿Cómo funciona? En primer lugar Open Kitchen selecciona casas con encanto que sus propietarios deciden compartir. Para ellos, es una oportunidad de sacar mayor provecho de sus hogares pues conocen gente a los que normalmente no se tiene acceso.

En segundo lugar seleccionamos el cocinero. Normalmente son cocineros no profesionales que cocinan un plato a la manera tradicional de su cultura de origen. La riqueza multicultural de Bruselas, ciudad que ha visto nacer esta original iniciativa, facilita mucho que la comida sea diversa.

En tercer lugar seleccionamos un artista profesional o un amateur con un talento que quiere compartir. Cada día más, los creadores empiezan a interesarse por lugares donde pueden actuar de forma más íntima, testear nuevas piezas e intercambiar conocimientos directamente con audiencias potenciales.

La magia de Open Kitchen, y el principal valor añadido para los asistentes es la oportunidad de conocer gente nueva e interesante en tu ciudad. El hecho de hacerse en una casa facilita mucho el acceso a la charla y esto es una gran ventaja con respecto a un bar o un restaurante tradicional.

Las redes sociales permiten confiar más en la gente, y esto trae ventajas para todos: es una auténtica transformación pues se confía en desconocidos y se consume conjuntamente y se quiere colaborar. Con toda seguridad esta comunidad libre de prejuicios entra en las casa y propone servicios o habilidades; firma, aprende, cocina, comparte, y hace networking sin límites.

Fuente: Open Kitchen

Etiquetas: , ,

Categoria: Consumo colaborativo, Emprendedores, Internacional, Networking

Sobre el autor ()

Ingeniero Informático, Executive MBA por EOI, apasionado de las nuevas tecnologías, desarrollo web, CMS, SEO, Web 2.0, Marketing Digital, etc...

Deja tu comentario


2 + = 7

Nexudus Spaces: Manage and promote your coworking space